Alimentación y anemia

Especia.lAlimentación

fondo006

Para abordar la anemia a través de la alimentación en primer lugar, tenemos que investigar y normalizar las funciones digestivas, renal y hepática, y “limpiar” el organismo. Las toxinas interfieren en las funciones básicas de todas las células alterándolas, de modo que no les permiten utilizar correctamente los nutrientes, ni producir suficiente cantidad de células sanguíneas. Cono en las anemias están contraindicados los ayunos, lo más indicado sería una dieta muy limpia, exenta de tóxicos y alimentos desvitalizados (alcohol, azúcar, café, productos refinados, lácteos, aditivos, etc.), también puedes limpiar tu organismo ayudándote de un depurativo, por ejemplo Depuratum de lab. Herbovita.

En segundo lugar, procurar una dieta rica en hierro sin los elementos que dificulten su absorción. Entre ellos se encuentran: fitatos, fosfatos, oxalatos, carbonatos; café y té después de las comidas; soja y derivados no fermentados; y los antiácidos.

La dieta ideal constará básicamente de cereales integrales, legumbres, algas, verduras de hoja verde; pescados y carnes de aves y debe incluir variedades especialmente ricas en hierro hemo (el hiero hemo se absorbe alrededor de un 15% y el no-hemo entre el 4 y el 5%), ácido fólico y vitamina B12

–      Hierro hemo: pescado azul, pavo, hígado de cordero lechal…

–      Ácido fólico: hojas verdes, brécol, nabizas, berros

–      Vitamina B12: miso, algas, pescado azúl, polen, aves

–      Hierro no hemo fácilmente absorbible: algas azules, arame, iziki, azukis y lentejas

–      Caldo revitalizante: caldo de algas, miso y jengibre 2 ó 3 veces al día

Para corregir la anemia, se puede utilizar Floradix, una fuente de hierro líquido, frutas y hierbas que resulta suave para el tubo digestivo (incluido el de los niños) y es altamente asimilable.

Diapositiva1

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Especia.lAlimentación y anemia