El Blog ecológico

Inicio El Blog ecológico Los productos ecológicos sí son mejores

Los productos ecológicos sí son mejores

Especia.lNoticias

pesticidas 2

En Especia-l, nos esforzamos diariamente en tener la mejor fruta y verdura ecológica certificada. Os compartimos este post de Mª Dolores Raigón (Universitat Politècnica de València), donde se argumenta el porqué los productos ecológicos son mejores.

Los productos ecológicos sí son mejores,  Mª Dolores Raigón. La producción convencional de alimentos y las repercusiones sobre el medio y la salud

En el período de industrialización de la producción de alimentos, los estudios en investigación agrícola y ganadera principalmente se concentraron en la tesis del aumento de producción y la reducción de costes en el procesado de los alimentos, a costa del empleo abusivo de productos químicos de síntesis, como fertilizantes, plaguicidas, hormonas, aditivos alimentarios, promotores del crecimiento, etc., y omitió los aspectos relacionados con el impacto ambiental, comercial, sociocultural o económico de las técnicas y modelos agropecuarios propuestos, que con frecuencia han contaminado suelos, acuíferos, animales e incluso al propio ser humano. Se primaron los resultados en aumento de los rendimientos de alimentos, altamente atractivos, llamativos y sugestivos, dejando para un segundo plano su correcta composición bromatológica y justa distribución. Como consecuencia, el incremento en la producción se ha visto acompañado de un detrimento en la calidad de los alimentos.

La intensificación de la producción ganadera también ha ocasionado problemas sobre el medio ambiente y una disminución en la calidad final del alimento de origen animal, a la par que se han encontrado presencia de antibióticos en los alimentos de origen ganadero.

avion fumigando La exposición humana a las sustancias fitosanitarias es un hecho bien estudiado en los últimos años, existiendo información de los efectos agudos de estos productos en casos de intoxicación por exposiciones a las sustancias químicas presentes en los mismos. Son conocidas las consecuencias que tiene sobre el desarrollo y funcionalidad de diferentes órganos y sistemas, que abarca desde las alteraciones neurológicas, reproductivas, endocrinas o inmunológicas, hasta fracasos funcionales y alteraciones importantes del comportamiento (Olea et al., 1996). También existen evidencias sobre incidencia y mortalidad por cáncer en poblaciones agrícolas, cuyo riesgo es superior al resto de la población en general, para algunas localizaciones tumorales (cerebrales, cáncer de pulmón, ovario y próstata, los sarcomas de partes blandas y algunos tipos específicos de leucemia) (Maroni y Fait, 1993).

Estas repercusiones pueden parecernos puntuales o hechos aislados, pero desgraciadamente aparecen en los titulares de los periódicos. A modo de ejemplo en febrero de 2013 en varias poblaciones de la comarca de La Ribera (Valencia) se prohibió el consumo de agua potable, por encontrarse concentraciones de fitosanitarios, algunos de los cuales estaban prohibidos desde hace más de 10 años. Si la prohibición se realizó el día 21 de febrero ¿qué va a pasar con los consumidores, niños incluidos, que bebieron agua el día 20 y anteriores?

Por otra parte, los fertilizantes desequilibrados y la forma en que éstos se suministran al suelo, como sales solubles y no bajo forma orgánica, modifican profundamente la bioquímica de la planta y alteran la composición de los alimentos. Los fertilizantes nitrogenados, por su parte, reducen del contenido de materia seca por aumento de la cantidad de agua en el protoplasma celular. El contenido de agua en los alimentos frescos convencionales, por el empleo de sales fertilizantes nitrogenadas, puede variar entre el 5 y 30% más que en los alimentos ecológicos, así un aumento del 15%, implica que cada 7 kg de fruta u hortalizas producidas con agricultura convencional contienen 1 kg de agua más que los producidos ecológicamente. El abuso de los fertilizantes nitrogenados de síntesis en agricultura convencional puede provocar la presencia de residuos (nitratos y nitritos) en vegetales y si se acumulan en grandes cantidades pueden tener efectos cancerígenos. Otras consecuencias de la utilización de abonos nitrogenados son el aumento del contenido en proteínas en la planta, pero de menor valor biológico, disminución de la cantidad de oligoelementos, y disminución de la resistencia frente a plagas y enfermedades de los cultivos. Además el empleo de fertilizantes de síntesis repercute sobre la calidad del producto durante su conservación, y pueden influir de forma importante en la producción de pérdidas durante el tiempo de almacenaje, debido a que un exceso de nitrógeno produce tejidos blandos con escaso niveles de materia seca (Raigón et al., 2003). También, los fertilizantes potásicos de síntesis afectan a la composición de las plantas al reducir el contenido de magnesio, por existir un antagonismo con el potasio, y también provocar la disminución de calcio y otros oligoelementos. El abuso de fertilizantes fosfatados reduce el contenido en ?-carotenos (provitamina A).

A esta preocupación por la salud se añade la creciente sensibilidad de la opinión pública por las consecuencias negativas de la actividad agraria sobre el medio ambiente, por lo que la producción de alimentos de calidad, mediante técnicas respetuosas y bajo prácticas que contemplan el bienestar animal es la alternativa de obtención de alimentos más acorde con un futuro equilibrado. La alimentación basada en productos ecológicos, mucho más sanos y de menor impacto ambiental, constituye una alternativa a la alimentación convencional.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Especia.lLos productos ecológicos sí son mejores
0,00€0 artículos

Carrito